Cáncer de piel

/

width=832

Definición de cáncer de piel

El  cáncer  de  la  piel  es  una  afección  en  la  cual células  malignas  (cancerosas)  se  forman  en  los tejidos de la piel. El cáncer de piel puede ocurrir en cualquier parte del cuerpo, pero es más común en la piel que ha estado expuesta a la luz solar, como la cara, el cuello, las manos y los brazos. 

Existen dos tipos:

Signos y síntomas del cáncer de piel

La regla ABCDE puede ayudar a recordar qué se debe buscar al examinar los lunares de la piel. Si se nota alguno de estos signos, es necesario consultar con un médico de inmediato:

  • A de asimetría: Un lunar que, al dividirlo por la mitad, no es igual de ambos lados.
  • B de borde: Un lunar con bordes indefinidos o irregulares.
  • C de color: Cambios en el color de un lunar, que incluyen oscurecimiento, propagación del color, pérdida de color o la aparición de múltiples colores como azul, rojo, blanco, rosa, púrpura o gris.
  • D de diámetro: Un lunar de más de 1/4 de pulgada de diámetro (alrededor del tamaño del borrador de un lápiz).
  • E de elevación: Un lunar que sobresale de la piel y que tiene una superficie irregular.

Otras señales son:

  • Una llaga que no cicatriza.
  • Propagación del pigmento del borde de una mancha hasta la piel circundante.
  • Enrojecimiento o una nueva inflamación más allá del borde.
  • Cambio en la sensación (comezón, sensibilidad o dolor).
  • Cambio en la superficie de un lunar (descamación, exudación, sangrado, o la apariencia de una protuberancia o nódulo).

Causas del cáncer de piel

  • El cáncer de piel puede ser causado por cambios en el ADN que activan a los oncogenes o desactivan a los genes supresores de tumores. Por lo general, es necesario que ocurran cambios en varios genes diferentes para que una célula se torne cancerosa. 
  • Los rayos ultravioleta (UV) pueden dañar el ADN en las células de la piel. Algunas veces este daño afecta a ciertos genes que controlan la manera y el momento en que las células crecen y se dividen. Si estos genes no funcionan adecuadamente, las células afectadas pueden formar un cáncer.
  • La mayor parte de los rayos UV procede de la luz solar, pero cierta cantidad puede proceder de fuentes artificiales, tales como las camas bronceadoras.
  • No está exactamente claro cuándo la exposición a la luz ultravioleta causa el daño al ADN que pudiese en el futuro conducir al cáncer. Parte del daño puede haber ocurrido pocos años antes del comienzo del cáncer. Sin embargo, gran parte de dicho comienzo del cáncer puede deberse a exposiciones que hayan tenido lugar muchos años antes. Los niños y los jóvenes a menudo se exponen excesivamente a una intensa radiación solar ultravioleta que quizá no dé lugar a un cáncer como tal hasta dentro de muchos años, o incluso décadas más tarde.
  • Algunos melanomas se originan en partes del cuerpo que rara vez se exponen a la luz solar. Estos melanomas parecen tener cambios genéticos diferentes a los que presentan los melanomas que se desarrollan en lugares más comunes. 
  • Cuando los melanomas abundan en las familias, las mutaciones genéticas que incrementan significativamente el riesgo de melanoma a menudo se transmiten de una generación a la siguiente. Los melanomas familiares (hereditarios) con más frecuencia tienen cambios en genes supresores de tumores, tal como CDKN2A, (también conocido como p16) y CDK4 que previenen que estos genes realicen sus funciones normales de controlar el crecimiento celular.

Factores de riesgo de cáncer de piel

Pruebas y diagnóstico de cáncer de piel

  • Una revisión mensual de la piel hecha por la misma persona ayudará a identificar algún cambio del cual informar a su médico. 
  • Para confirmar el diagnóstico de un cáncer de piel y poder determinar su etiología, es necesaria una biopsia de la lesión de piel sospechosa.
  • Es importante que el médico revise con regularidad la piel de las personas que ya han tenido cáncer.

Tratamiento y medicinas para el cáncer de piel

El tratamiento de cáncer de piel dependerá del estadio en el que se encuentre la enfermedad, edad y estado general del paciente. Los tratamientos a utilizar son:

Complicaciones del cáncer de piel

Como en cualquier tipo de cáncer, la mayor complicación es que la enfermedad se disemine a otros órganos (metástasis) y también los efectos secundarios de los tratamientos. 

Prevención de cáncer de piel

  • Evitar pasar demasiado tiempo expuesto al sol.
  • Proteger la piel del sol cubriéndola con la vestimenta. Usar camisa, gafas de sol y un sombrero de ala ancha.
  • Utilizar protectores solares con un factor de protección de sol (SPF por sus siglas en inglés) de 15 ó más en la piel que estará expuesta al sol.
  • Evitar la exposición de la piel al sol entre las 10 a. m. y las 4 p. m.
  • No utilizar lámparas de sol ni camas bronceadoras. 

¿Cuándo buscar un especialista? (signos de alarma)

Informar al médico sobre cualquier cambio en la piel o nuevo lunar, o crecimientos que se observen como algo distinto al resto de los lunares.

La cita médica

  • Por lo general, el médico primero obtiene el historial médico. El médico preguntará cuándo apareció la marca por primera vez, si ésta ha cambiado de tamaño o apariencia, y si causa algún síntoma (dolor, comezón, sangrado, etc.). También podría preguntar si en el pasado se estuvo expuesto a quemaduras por el sol y/o prácticas de bronceado y si algún miembro de la familia ha tenido este cáncer.
  • Se realizará un examen físico donde se observará el tamaño, la forma, el color y la textura del área en cuestión, y si ésta sangra o se descama, así como el resto del cuerpo para buscar alguna otra mancha o lunar sospechoso. También se palparán los ganglios linfáticos debajo de la piel cercana al área sospechosa.
  • Junto con el examen físico convencional, muchos dermatólogos utilizan un dermatoscopio, el cual contiene lentes de ampliación y una fuente de luz colocada cerca de la piel. Algunas veces el médico aplicará una capa delgada de alcohol o aceite con este instrumento. Puede que el médico tome una fotografía digital del lugar.
  • Si el médico considera que una región sospechosa en la piel puede tratarse de cáncer, se extraerá una muestra de la piel mediante una biopsia para observarla con el microscopio.