Hipo

/

Definición

¿Qué es el Hipo?

El hipo es el resultado de una contracción espasmódica e involuntaria del diafragma (por impulsos anormales del nervio frénico), asociada con un cierre brusco de la glotis (orificio o apertura que se ubica en la parte media-superior de la laringe e interviene en el proceso de fonación y en la deglución humana), lo que da lugar a un sonido característico. Prácticamente todos los individuos presentan a lo largo de su vida episodios agudos de hipo (que duran menos de 48 horas, que se resuelven solos o con buena respuesta al tratamiento convencional) que no suelen tener trascendencia alguna. Sin embargo, el hipo prolongado (que dura más de 48 horas o que recurre con frecuencia a pesar del tratamiento) es un problema poco frecuente, que puede ser un síntoma de un problema mayor. Además, podría ocasionar molestias como insomnio, depresión y ansiedad, que comprometen la calidad de vida de la persona.

Signos y síntomas

¿Qué molestias sentiría si tuviera Hipo?

El sonido característico del hipo es el único signo. A veces puede ser solo una ligera sensación de opresión en el pecho, abdomen o en la garganta que precede al sonido.

Causas

¿Qué causa el Hipo?

Causas

El hipo de largo plazo puede ser provocado por:

  • Alcoholismo
  • Anestesia
  • Diabetes
  • Desequilibrio de electrolitos
  • Insuficiencia renal
  • Esteroides
  • Tranquilizantes
  • Tumores o abscesos (infecciones) ubicadas debajo del músculo diafragma

Factores de riesgo

¿Qué factores podrían aumentar mi riesgo de tener hipo?

Los hombres son mucho más propensos a desarrollar hipo a largo plazo que las mujeres. Algunos factores que pueden aumentar el riesgo de hipo son:

  • Problemas mentales o emocionales: como la ansiedad, el estrés y la emoción se han asociado con algunos casos de hipo a corto y largo plazo.
  • Cirugía: algunas personas desarrollan hipo después de recibir anestesia general o después de algunos procedimientos que involucran órganos abdominales.

¿Cuándo consultar a un médico?

Haz una cita si el hipo dura más de 48 horas o si es tan grave que te genera problemas para comer, dormir o respirar.

Complicaciones

¿Qué complicaciones podrían surgir a raiz del hipo?

El hipo de largo plazo puede impedir que puedas:

  • Comer
  • Dormir
  • Hablar
  • Cicatrizar heridas después de una cirugía

La Cita Médica

¿Qué puedes ir haciendo?

Escribe una lista que incluya:

  • Descripciones detalladas de tus síntomas
  • Información sobre problemas médicos que has tenido.
  • Información sobre los problemas médicos de tus padres y hermanos.
  • Todos los medicamentos y suplementos dietéticos que tomas.

¿Qué esperar del médico?

El médico te podría preguntar:

  • ¿Cuándo comenzó el hipo?
  • ¿Con qué frecuencia ocurre?
  • ¿Hay algo que lo empeora o alivia?
  • ¿Qué medicamentos estás tomando?
  • ¿Has tenido dolor de garganta u oído?
  • ¿Tienes síntomas de indigestión o hinchazón?
  • ¿Has notado algún cambio en tu voz?
  • ¿Has tenido dolor en el pecho, tos o dificultad para respirar?

Pruebas y diagnóstico

¿Qué pruebas me puedo hacer para diagnosticar el Hipo?

Durante el examen físico, el médico puede realizar un examen neurológico para comprobar tu:

  • Equilibrio y coordinación
  • Fuerza y tono muscular
  • Reflejos
  • Vista y sentido del tacto

Si el médico sospecha que una condición médica subyacente puede estar causando el hipo, podría recomendar alguno de los siguientes exámenes:

Pruebas de laboratorio

Las muestras de sangre pueden ser revisadas para detectar signos de:

  • Infección
  • Diabetes
  • Enfermedad del riñón

Pruebas de imagen

Este tipo de pruebas pueden ser capaces de detectar anomalías anatómicas que pueden estar afectando el nervio vago, el nervio frénico o el diafragma. Las pruebas de imagen pueden incluir:

  • Radiografía de tórax
  • Tomografía computarizada
  • Resonancia magnética

Exámenes endoscópicos

Estos procedimientos utilizan un tubo delgado y flexible que contiene una pequeña cámara, que se pasa por la garganta para detectar problemas en el esófago o la tráquea.

Tratamiento y medicinas

¿Qué tratamientos se encuentran disponibles contra el Hipo?

En la mayoría de casos, el hipo desaparece por sí solo sin necesidad de tratamiento médico. Si una condición médica subyacente está causando el hipo, el tratamiento de esa enfermedad podría eliminar el hipo. 

Los siguientes tratamientos pueden ser considerados para el hipo que ha durado más de 2 días:

Medicamentos:

  • Clorpromazina
  • Metoclopramida
  • Baclofeno

Procedimientos quirúrgicos y otros:

Si los tratamientos menos invasivos no son efectivos, el médico puede recomendar una inyección de un anestésico para bloquear el nervio frénico y detener el hipo.

Otra opción es implantar quirúrgicamente un dispositivo a pilas para ofrecer estimulación eléctrica suave al nervio vago. Este procedimiento se utiliza con mayor frecuencia para tratar la epilepsia, pero también ha ayudado a controlar el hipo persistente.

Aunque no hay una manera 100% efectiva de detener el hipo; si tienes un ataque de hipo que dura más de unos minutos, los siguientes remedios caseros pueden proporcionar un alivio:

  • Respirar en una bolsa de papel
  • Hacer gárgaras con agua helada
  • Contener la respiración
  • Beber agua fría
  • Ingerir azúcar granulada
  • Morder un limón

Los siguientes tratamientos no farmacológicos también han sido probados en pacientes con hipo:

  • Hipnosis
  • Acupuntura
  • Estimulación del nervio frénico o del diafragma