Retinoblastoma

Definición de Retinoblastoma

El Retinoblastoma es un cáncer ocular que se inicia en la retina (revestimiento sensible en el interior del ojo). Este afecta mayormente a los niños pequeños, pero raras veces le puede ocurrir a los adultos.
Puede ocurrir tanto en uno como en ambos ojos.

Síntomas de Retinoblastoma

  • Un color blanco en la pupila del ojo al reflejarse una luz (por ejemplo, al tomar una fotografía con flash).
  • Apariencia de ojos mirando hacia diferentes direcciones.
  • Enrojecimiento de ojos.
  • Hinchazón de ojos.

¿Cuándo buscar a un especialista? (Signos de Alarma)

Haz una cita con tu médico si notas cualquier cambio preocupante en tus ojos o en los de tus hijos. Debido a que es un cáncer poco común, el médico podría explorar otras enfermedades oculares más comunes en una primera instancia.

Si tienes antecedentes familiares de retinoblastoma, pregúntale a tu médico si su hijo debe comenzar a realizarse exámenes oculares de manera regular para descartar (o encontrar) esta enfermedad.

Causas de Retinoblastoma

Ocurre cuando las células nerviosas de la retina desarrollan mutaciones genéticas, las cuales causan que las células continúen creciendo y multiplicándose mientras las células sanas mueren. Esta acumulación de masa forma un tumor. Estas células cancerígenas pueden invadir estructuras oculares cercanas. También puede propagarse por otras áreas del cuerpo, incluyendo el cerebro y la columna vertebral.

Retinoblastoma hereditario: estas mutaciones genéticas se pueden transmitir de padres a hijos mediante un patrón autosómico dominante. Esto significa que solo uno de los padres necesita unos sola copia del gen mutado para aumentar el riesgo de retinoblastoma en sus hijos. Si uno de los padres lleva el gen mutado, cada hijo tiene una probabilidad del 50% de heredar dicho gen y tiende a ocurrir en los dos ojos.

Complicaciones

Los niños tratados por retinoblastoma tienen un riesgo de que el cáncer regrese en el ojo o alrededor de este. Por esta razón, se suelen programar exámenes y pruebas de seguimiento después de realizado el tratamiento.

Por otro lado, los niños con (o que sufrieron) retinoblastoma hereditaro tienen un mayor riesgo de desarrollar otros tipos de cáncer en cualquier parte del cuerpo. Por ello, se suelen programar exámenes y pruebas regularmente para descartar o detectar otros tipos de cáncer.

La Cita Médica

Puedes comenzar haciendo una cita con un médico si tu hijo presenta algún síntoma que te preocupe.

¿Qué puedes ir haciendo?

Estar al tanto de cualquier restricción previa a la cita. Asegúrate de preguntar si hay algo que deberías hacer con antelación, como restringir la dieta de tu hijo. Anota los síntomas que tu hijo está experimentando, inclusive los que pueden parecer ajenos a el retinoblastoma. También, la información clave, como las principales tensiones o cambios recientes en la vida de tu hijo. Haz una lista de todos los medicamentos, vitaminas o suplementos que toma tu hijo.

Tu tiempo con el médico es limitado, por lo que se recomienda hacer una lista de preguntas previo a la cita, estas pueden incluir:

  • ¿Qué tipo de pruebas necesita mi hijo?
  • ¿Cuál es el mejor curso de acción?
  • ¿Mi hijo debe ver a un especialista?, ¿Cuál será ese costo, y lo cubrirá mi seguro?
  • ¿Qué preguntas esperar del médico?
  • ¿Cuándo comenzó a experimentar los síntomas?
  • ¿Los síntomas se presentan de manera continua u ocasional?
  • ¿Qué tan graves son?
  • ¿Qué cosa parece mejorar los síntomas?
  • ¿Qué cosa parece empeorar los síntomas?

Pruebas y Diagnóstico

Examen de la vista: un oftalmólogo realizará un examen ocular para determinar lo que está causando los síntomas. En caso se necesite un examen más exhaustivo, el médico puede recomendar el uso de anestésicos para mantener quieto a tu hijo.

Pruebas de Imagen: pueden ayudar al médico a determinar si el retinoblastoma ha crecido hasta afectar otros tejidos alrededor del ojo. Estas pruebas pueden incluir: ultrasonido, tomografía computarizada (TC) y resonancia magnética.

Tratamientos y Medicinas

Los tratamientos dependerán del tamaño y localización del tumor, así como también de la salud general de tu hijo, sus propias preferencias y si el cáncer se ha expandido a otras zonas distintas del ojo.

Quimioterapia: tratamiento que utiliza productos químicos para matar las células cancerosas. Puede tomarse en forma de pastillas, o administrarse a través del torrente sanguíneo. Los medicamentos quimioterapéuticos viajan por todo el cuerpo para matar células malignas. En niños con retinoblastoma, la quimioterapia puede ayudar a reducir el tamaño del tumor, y junto con otro tratamiento, como la radioterapia, eliminar las células cancerosas restantes. También se puede usar para tratar retinoblastoma que se ha diseminado a tejidos fuera del globo ocular.

Radioterapia: utiliza rayos de alta energía (como los rayos X) para destruir las células cancerosas. Hay dos tipos de radioterapia usados para tratar el retinoblastoma: Radiacion interna: el dispositivo de tratamiento se coloca temporalmente en, o cerca del tumor. Se utiliza un disco pequeño hecho de material radiactivo, el cual se deja durante unos pocos días mientras se transmite lentamente la radiación. Si se coloca cerca del tumor, se reduce la posibilidad de afectar el tejido ocular saludable. Radioterapia externa: emite haces de alta potencia al tumor desde una máquina. Esta se mueve alrededor de la persona emitiendo radiación. Este tratamiento puede causar efectos secundarios cuando los haces llegan a zonas delicadas alrededor de los ojos, como el cerebro.

Terapia con láser: se utiliza un láser para destruir los vasos sanguíneos que suministran oxígeno y nutrientes al tumor. Sin una fuente de combustible, las células cancerosas pueden morir. Tratamientos con frío: utiliza el frío extremo para destruir células cancerosas. Durante este tratamiento, se coloca nitrógeno líquido en o cerca de las células cancerosas. Una vez que estas se congelen, se retira la sustancia fría para que se descongelen. Este proceso (congelación-descongelación), que se repite un par de veces cada sesión, hace que estas células se mueran. Cirugía: cuando el tumor es demasiado grande como para ser tratado por otros métodos, se requiere cirugía para extirpar el ojo. Esta cirugía puede ayudar a prevenir la propagación del cáncer a otras partes del cuerpo. Los procesos de cirugía incluyen:

  • Cirugía para extirpar el ojo afectado: se desconectan los músculos y el tejido alrededor del ojo para retirar el globo ocular. Se podría colocar un implante ocular inmediatamente.

Prevención

En la mayoría de los casos, los médicos desconocen qué causa el retinoblastoma, por lo que es divicil determinar alguna forma de prevenir esta enfermedad.

Prevención para las familias con retinoblastoma hereditario: No se puede prevenir; sin embargo, pruebas genéticas pueden ayudar a conocer el riesgo de sufrir retinoblastoma y poder detectarlo a tiempo.

Estas pruebas genéticas pueden determinar si:

  • Tu hijo con retinoblastoma está en riesgo de padecer otros tipos de cáncer.
  • Tus otros hijos están en riesgo de retinoblastoma u otros cánceres.
  • Si tienes la posibilidad de transmitir la mutación genética a tus futuros hijos.

¿A qué especialista acudir?

  • Oftalmólogo.
  • Oncólogo.
  • Cirujano oncológico.