Várices

¿Qué son?

Son venas que han sufrido un agrandamiento y deformación, por lo que pueden ser visibles y palpables debajo de la piel.

Cuando las venas llevan la sangre desde las piernas al corazón (de abajo hacia arriba), deben vencer la fuerza de la gravedad. Para hacerlo, dentro de las venas existen válvulas que permiten que la sangre fluya hacia el corazón y no regrese (FIGURA A).

Cuando estas válvulas no funcionan bien, la sangre no fluye correctamente, se acumula en las venas, y estas se hinchan o deforman (FIGURA B).

width=643

¿Qué molestias produce?

  • Venas visibles bajo la piel.

  • Hinchazón de pies y tobillos.

  • Leve dolor en piernas.

  • Picazón en las piernas y tobillos.

  • Cambio de color de la piel.

 

¿Cuáles son las causas?

  • Antecedentes familiares.
  • Ser mujer (las mujeres tienen mayor riesgo a desarrollar várices).
  • Factores hormonales (pubertad, embarazo, menopausia, uso de anticonceptivos).
  • Ser obeso.
  • La edad (a mayor edad, mayor riesgo).
  • Trabajos o actividades donde se permanece de pie o sentado por mucho tiempo.

¿Cómo se realiza el diagnóstico?

  • Por medio de Examen Clínico:  el médico observa las piernas mientras estás de pie o sentado para buscar várices.
  • Exámenes adicionales: tu médico puede solicitar una Ecografía Doppler o Angiografía.

¿Cuál es el tratamiento?

  • Cambios en el estilo de vida:

    • Disminución de peso

    • Actividad física

    • Adaptación al puesto laboral (evita estar mucho tiempo sentado o de pie).

  • Tratamientos médicos para eliminar o bloquear las venas afectadas:

    • Escleroterapia: Se inyecta a través de la varice una sustancia química que bloquea la circulación en la vena afectada, esta vena desaparece en poco tiempo.

    • Láser manual: Se utiliza la energía de un láser de manera externa para generar calor y eliminar la vena afectada. Es útil para varices pequeñas, no es necesario cortar la piel.

    • Ablación térmica por catéter endovenoso con láser o radiofrecuencia: Se realiza un pequeño corte en la piel, se introduce un catéter (tubo pequeño) por donde se introduce un dispositivo que al producir calor, bloquea la vena afectada.

    • Ablación quirúrgica: Para la extracción de várices se realizan pequeños cortes en la piel con el objetivo de extraer la vena afectada (FIGURA C). El procedimiento se realiza la mayoría de los casos con anestesia local y es de tipo ambulatorio.

 width=593

¿Qué complicaciones pueden suceder?

  • Dermatitis: erupción cutánea con escozor, la dermatitis puede causar sangrado y formación de úlceras (heridas) si la piel se irrita o se rasca.

  • Tromboflebitis superficial: Se forma un coágulo en la vena afectada y produce dolor.