Vitamina C

Descripción de la Vitamina C

¿Qué es?

Es una vitamina hidrosoluble (que se disuelve en agua) necesaria para el crecimiento y desarrollo normal.

¿Para qué?

La vitamina C se necesita para el crecimiento y reparación de tejidos en todas las partes del cuerpo. Se utiliza para:

  • Formar una proteína importante utilizada para producir la piel, los tendones, los ligamentos y los vasos sanguíneos.
  • Sanar heridas y formar tejido cicatricial.
  • Reparar y mantener el cartílago, los huesos y los dientes.

La vitamina C es uno de muchos antioxidantes, los cuales son nutrientes que bloquean parte del daño causado por los radicales libres.

  • Los radicales libres se producen cuando el cuerpo descompone el alimento o cuando está expuesto al humo del tabaco o a la radiación.
  • La acumulación de radicales libres con el tiempo es ampliamente responsable del proceso de envejecimiento.
  • Los radicales libres pueden jugar un papel en el cáncer, la cardiopatía y trastornos como la artritis.

Los antioxidantes también ayudan a reducir el daño corporal causado por los químicos y contaminantes tóxicos como el humo del cigarrillo. Además ayudan en la absorción del hierro.

El déficit de ácido ascórbico puede generar escorbuto, enfermedad caracterizada por el hinchamiento y el sangrado de las encías, sumado a la pérdida de las piezas dentales y al surgimiento de hematomas (moretones) en el cuerpo debido al mínimo roce

¿Dónde se encuentra?

La fuente principal de ácido ascórbico se encuentra en frutas cítricas y en los pimientos crudos, no obstante también hay otros alimentos ricos en ácido ascórbico como la alfalfa, el perejil, el hinojo, la col, coliflor, kiwi, hinojo y otras verduras.

Antes de usar

  1. Alergias

    No consumir en pacientes con Hipersensibilidad al Acido Ascórbico.

  2. Uso en niños

    Utilizar dosis recomendadas para niños.

  3. Uso en ancianos

    No hay contraindicaciones.

  4. Uso durante el embarazo

    La vitamina C es segura para las mujeres que están embarazadas o amamantando si se toma en la dosis usual. El tomar demasiada vitamina C durante el embarazo puede causar problemas para el bebé recién nacido.

  5. Uso durante la lactancia

    Seguir dosis recomendada anteriormente.

  6. Interacciones con otros medicamentos

    Aluminio

    La vitamina C puede aumentar la cantidad de aluminio que el cuerpo absorbe.

    Estrógenos

    El cuerpo descompone los estrógenos para eliminarlos. La vitamina C podría disminuir la rapidez con que el cuerpo elimina los estrógenos. El tomar vitamina C junto con estrógenos podría aumentar los efectos y potenciar efectos secundarios de los estrógenos.

    Flufenazina (Prolixin®)

    Grandes cantidades de vitamina C podría disminuir la cantidad de flufenazina en el cuerpo. El tomar vitamina C junto con flufenazina podría disminuir la eficacia de la flufenazina.

    Medicamentos para el VIH/SIDA

    El tomar grandes dosis de vitamina C podría disminuir la eficacia de algunos medicamentos que se usan para el VIH/SIDA.

    Medicamentos que se usan para bajar el colesterol (Estatinas)

    El tomar vitamina C, betacaroteno, selenio y vitamina E juntos podría disminuir la eficacia de algunos medicamentos que se usan para bajar el colesterol.

    Niacina

    El tomar vitamina C junto con otras vitaminas podría disminuir la eficacia de la niacina para aumentar el colesterol bueno.

    Warfarina (Coumadin®)

    La warfarina se usa para retardar la coagulación sanguínea. La vitamina C puede disminuir su eficacia.

     

  7. Otros problemas médicos

    Diabetes: La vitamina C podría aumentar el azúcar en la sangre.

    Talasemia y Hemocromatosis: La vitamina C puede aumentar la absorción de hierro, lo que puede empeorar estas afecciones.

    Cálculos renales, o un historial de cálculos renales: Grandes cantidades de vitamina C puede aumentar la probabilidad de tener cálculos renales.


    Deficiencia de glucosa-6-fosfato deshidrogenasa (G6PDD): En las personas con esta enfermedad el consumo de grandes cantidades de vitamina C puede producir ruptura de los glóbulos rojos.

    Anemia Falciforme: La vitamina C puede empeorar esta afección.

Uso adecuado

  1. Dosis usual

    ADULTO

    PEDIÁTRICO

    Suplementos dietéticos

    -50 a 200 mg, cada 24 horas, vía oral, intramuscular, intravenosa o subcutánea.

     

    Acidificación urinaria

    -4 a 12 g, cada 6 a 8 horas, vía oral, intramuscular, intravenosa o subcutánea.

     

    Escorbuto

    -100 a 250 mg, cada 12 o 24 horas, durante mínimo 2 semanas, vía oral, intramuscular, intravenosa o subcutánea.

    Suplementos dietéticos

    -35 a 100 mg, cada 24 horas, vía oral, intramuscular, intravenosa o subcutánea.

     

    Acidificación urinaria

    -500 mg, cada 6 a 8 horas, vía oral, intramuscular, intravenosa o subcutánea.

     

    Escorbuto

    -100 a 300 mg, en dosis divididas, durante mínimo 2 semanas, vía oral, intramuscular, intravenosa o subcutánea.

     

  2. ¿Y si se olvida una dosis?

    No hay complicaciones por el olvido de una dosis.

  3. ¿Cómo almacenarlo?

    Consérvese a temperatura ambiente a no más de 30°C. Protéjase de la luz dentro de su empaque.

 

Precauciones

Está contraindicado en pacientes con hipersensibilidad al ácido ascórbico y a los componentes de la fórmula, insuficiencia renal, gota, úlcera péptica y cistinuria.

Efectos adversos

Se pueden presentar náuseas, fatiga, dolor de cabeza, insomnio y somnolencia. La administración intravenosa demasiado rápida puede causar mareo o desmayo, náuseas y sensación de debilidad.

Dosis crónicas en exceso de vitamina C aumentan la probabilidad de formación de cálculos renales de oxalato en pacientes con historia de nefrolitiasis, hiperoxaluria u oxalosis.

La administración de grandes dosis de ácido ascórbico puede ocasionar anemia hemolítica en pacientes con deficiencia en G6PD (glucosa-6-fosfato deshidrogenasa).

Debido a que el ácido ascórbico puede aumentar el riesgo de una toxicidad por hierro en pacientes con hemocromatosis, se deberá limitar la dosis a no más de 500 mg/día.

En algunos casos, muy raros, se ha asociado la ingesta de grandes dosis de ácido ascórbico con arritmias fatales en pacientes con sobrecargas de hierro.

Los pacientes con anemias como la sideroblástica y la talasemia, pueden mostrar una reducción de la absorción de hierro durante un tratamiento con grandes dosis de ácido ascórbico, pudiendo aparecer crisis en casos de anemia falciforme.

Referencias Bibliográficas

P.R Vademecum 2014