La Lactancia Materna y sus Beneficios

¿Qué es la Lactancia Materna?

La lactancia materna es un acto natural que se aprende casi por inercia. Es la alimentación ideal para el recién nacido ya que es la única capaz de nutrir al bebe y preparar su sistema inmunológico al mismo tiempo. Todas las mujeres son capaces de amamantar, alimentar a sus bebés y fortalecer el vínculo madre hijo. La OMS (Organización Mundial de la Salud), recomienda lactancia materna exclusiva durante los primeros seis meses de vida. A partir de entonces se recomienda la introducción de alimentos  apropiados para la edad y tratar de mantener la lactancia materna hasta aproximadamente los dos años.

 width=368width=358

¿Cuáles son los beneficios de la Leche Materna?

Proporciona todos los nutrientes y energía que el niño necesita durante sus primeros meses de vida y le sigue aportando la mitad de sus necesidades nutricionales durante la segunda mitad del primer año. La leche materna promueve el desarrollo cognitivo y sensorial, además protege al bebé de enfermedades infecciosas y crónicas. Conoce más de beneficios tanto para la madre como para el bebé en la siguiente imagen:

 

Beneficios

Si todos los niños y niñas fueran alimentados exclusivamente con lactancia desde el nacimiento, sería posible salvar cada año aproximadamente 1.5 Millones de vidas.

Preguntas frecuentes de los papás y mamás que tienen a su hijo lactando

¿Por qué es importante el calostro?

EL calosotro es el líquido espeso y amarillo, aunque algunas veces es claro, que genera la mamá los primeros días luego de dar a luz. Se le llama liquido dorado, ya que su potente fórmula es rica en anticuerpos y glóbulos blancos que defienden a tu bebé de las bacterias, infecciones y virus. Además, estimulan la producción de anticuerpos en el sistema inmunológico del recién nacido. Reduce el riesgo de ictericia y ayuda a eliminar la bilirrubina. Darle calostro al bebé por los primeros días satisface el apetito inicial del bebé y le da el mejor comienzo a su salud. Entre más rápido alimentes a tu bebé después de que nazca, más leche vas a tener. Recuerda que el suministro de esta depende de la demanda. Amamantar rápidamente y seguido, asegurará que tu hijo reciba toda la cuota de calostro, que es el alimento ideal durante los primeros días de vida. 


Tengo los senos congestionados o hinchados ¿Por qué puede ser? ¿Volverán a la normalidad?

La congestión o hinchazón de los pechos es algo que siempre acompaña a la producción de leche materna. Los pezones se aplanan temporalmente por la hinchazón, perjudicando al niño, quien no puede mamar bien. Esta congestión aparece entre el tercer y cuarto día después del parto y suele ser más severa con el primer hijo. Por suerte esa hinchazón desaparece a lo largo de los primeros días del bebé. No dejes de dar de lactar por esta hinchazón. Esto sólo la empeorará y afectará la salud de tu bebé.

 

Tengo demasiada leche...¿qué puedo hacer?

La producción abundante de leche es algo bueno pero no tan cómodo durante las primeras semanas. Los bebés pueden terminar escupiendo y sofocándose con la leche al tratar de pasarla. Lo bueno es que el suministro se irá acomodando durante los primeros meses y se ajustará a la demanda del bebé, lo que hará que el flujo disminuya. Si tu bebé traga mucha leche y se queja, intenta quitarle por un momento el pecho mientras sale la leche y cuando el flujo disminuya y creas que puedes manejarlo, regresa al niño al pecho.


Gotea mucha leche desde mis senos, incluso horas después de haber dado de lactar. ¿Es esto normal?

 Las primeras semanas de lactancia son húmedas, hay goteo y se sale la leche con frecuencia. El goteo sale en cualquier momento y en cualquier lugar. El flujo de leche es un fenómeno físico que tiene una conexión mental muy fuerte. Es más probable que gotee si piensas en tu bebé, cuando hables de él o cuando lo oyes llorar. También es posible que la leche se salga cuando se retrasa una sesión de lactancia y cuando se anticipa una también, sobre todo si el bebé ya tiene un horario establecido. Es un efecto secundario de la lactancia completamente normal al principio. Gotear o no gotear son efectos muy comunes y normales durante la lactancia. 


Me han aparecido uns bultos en los senos, ¿a qué puede deberse?

La aparición de bultos en los pechos está relacionada con la lactancia. Probablemente uno de los conductos lactíferos se puede haber obstruído y el flujo de leche queda interrumpido. La zona congestionada se convierte en un bulto sensible. Aunque la congestión de un lactífero no es grave, puede ser causa de una infección del pecho (mastitis, ver siguiente pregunta). No te descuides y consulta a tu médico.

 

¿Qué es la mastitis? ¿Cómo reconocerla a tiempo?

La mastitis es la inflamación de uno o ambos senos, generalmente causada por una infección. Aproximadamente 1 de cada 20 mujeres sufre de mastitis. Esta infección puede ocurrir en cualquier momento durante la lactancia. La causa más común es la entrada de microbios de la boca del bebé hacia los conductos lactíferos, a través de alguna grieta o herida en el pezón. Los síntomas incluyen una fuerte inflamación, endurecimiento, calor, hinchazón y generalmente fiebre. Es importante tratarlo médicamente, pues la terapia puede requerir tomar antibióticos, analgésicos, descanso en cama y compresas heladas o calientes. No debes suspender la lactancia, aunque sea incómodo y muy doloroso. Seguir dando de lactar mantiene el flujo de la leche y evita que se congestionen más los pechos. Solo en casos muy graves es posible que tu médico te indique suspender la lactancia del pecho afectado. 

 

He empezado a mestruar nuevamente, ¿debería seguir dando de lactar?

La llegada de la menstruación no significa que la lactancia haya terminado o deba suspenderse. Debes continuar amamantando a tu bebé durante la menstruación. Es posible que haya un goteo temporal por los cambios hormonales que ocurren durante este tiempo. Seguir amamantando puede ayudar a reducir este goteo. El suministro de leche se regularizará en algunos días, cuando los niveles de hormonas también se normalicen.