Auto-monitoreo de Glicemia en pacientes diabéticos

Definición

¿Qué es la Glicemia?

Es una prueba que analiza la cantidad de azúcar en la sangre. El azúcar procede de los alimentos que uno consume, y es la principal fuente de energía de nuestro cuerpo. La sangre transporta la glucosa a todas las células del cuerpo para producir energía.

La diabetes es una enfermedad en la que los niveles de azúcar en la sangre son demasiado altos. Con el tiempo, el exceso de glucosa en la sangre puede causar problemas graves. Incluso, si no tienes diabetes, es posible que tengas problemas con el azúcar en la sangre: que esté muy alta (pre-diabetes) o muy baja (hipoglucemia). Mantener un horario regular de comidas y actividades físicas regulares puede ayudar a mantener saludable el nivel de glucosa en la sangre.

¿Por qué se realiza?

Las pruebas de azúcar en la sangre o auto-monitoreo de glucosa en sangre, proporcionan una información útil para el manejo de la diabetes. Puede ayudarte a:

  • Juzgar qué tan bien estás alcanzando las metas del tratamiento.
  • Entender cómo la dieta y el ejercicio afectan los niveles de azúcar en la sangre.
  • Entender cómo otros factores, como enfermarse o el estrés, afectan los niveles de azúcar en la sangre.
  • Supervisar el efecto de los medicamentos para la diabetes en los niveles de azúcar en la sangre.
  • Identificar si los niveles de azúcar en la sangre están altos o bajos.

¿Cómo se mide la Glicemia?

La glicemia se mide en la sangre. Por ende, es necesario extraerte una muestra de la misma. En algunos casos será necesario extraerte una muestra más abundante de sangre (tubo de sangre). A esto se llama Glicemia Venosa (porque se necesita sangre de las venas para realizarla).

Sin embargo, igual de útiles son las pruebas en las cuales se necesita solo 1 gota de sangre; la cual se pone en una tira reactiva, y esta se inserta en un dispositivo. A esto se llama Glicemia Capilar (porque utiliza la sangre que está en los vasos más pequeños de nuestro cuerpo, llamados capilares). Esta metodología es especialmente útil cuando, como paciente diabético, necesitas uno o más controles durante el día (¡No sería cómodo extraerse un tubo de sangre diario para tener tu valor de glicemia venosa!).

En general, el valor de la glicemia venosa y la glicemia capilar son similares. Esto quiere decir que ambas pruebas son igual de buenas. Sin embargo, en el caso de la glicemia capilar, es muy importante tener una buena técnica, sobre todo cuando se trata de un automonitoreo (es decir, hecho por ti mismo).

Sigue las instrucciones que vengan con tu medidor de glucosa. En general, el proceso es el siguiente:

¿Como

Resultados

¿Cómo interpreto mis resultados?

Tu médico te indicará con qué frecuencia debes medirte el nivel de azúcar en la sangre. En general, la frecuencia de las pruebas depende del tipo de diabetes que tengas y tu plan de tratamiento.

  • Diabetes tipo 1: el médico puede recomendar pruebas de glicemia 4 a 8 veces al día. Antes de las comidas y aperitivos; antes y después de hacer ejercicio; antes de acostarse; y de vez en cuando durante la noche.
  • Diabetes tipo 2: si utilizas insulina para controlar la diabetes tipo 2, el médico te puede recomendar pruebas glicemia dos o más veces al día, dependiendo del tipo y la cantidad de insulina que necesites. La prueba se recomienda generalmente antes de las comidas, y a veces antes de acostarse. Si controlas la diabetes tipo 2 con medicamentos que no sean insulina, o con dieta y ejercicio, puede que no necesites realizarte la prueba todos los días.

Es importante que conozcas tu rango objetivo: el médico establecerá este rango en base a varios factores. Estos incluyen:

    • Tipo y gravedad de la Diabetes.
    • Edad.
    • Por cuánto tiempo has tenido diabetes.
    • Estado de embarazo.
    • Presencia de complicaciones por la diabetes.
    • Tu salud en general y presencia de otras condiciones médicas.

Para la mayoría de personas que sufren de diabetes, se recomienda:

    • Entre 80 y 120 (mg/dL) para personas menores de 59 años que no presentan otras condiciones médicas.
    • Entre 100 y 140 (mg/dL) para personas mayores de 60 años, o aquellas con otras condiciones médicas (como problemas en el corazón, pulmones o riñones).

¡Anota tus resultados!

Cada vez que te analices los niveles de azúcar en la sangre, ¡registra tus resultados!
Anota la fecha, hora, resultado de la prueba, medicamentos y dosis, la dieta y el tiempo de ejercicio (si lo has realizado). Lleva todos tus resultados contigo a tus citas médicas.