Ataque de pánico

Definición de Ataque de pánico

Los ataques de pánico son períodos en los que el individuo sufre de una manera súbita un intenso miedo o temor de que algo malo va a ocurrir.

Síntomas

Incluyen muchos de los siguientes síntomas:

  • Latidos cardiacos acelerados, irregulares o palpitaciones
  • Dolor en el pecho, opresión o malestar
  • Dificultad para respirar
  • Sensación de ahogo o un nudo en la garganta
  • Sudoración excesiva
  • Aturdimiento o mareos
  • Náuseas
  • Hormigueo o adormecimiento en algunas partes del cuerpo
  • Escalofríos o bochornos
  • Temblores o estremecimientos
  • Sensación de irrealidad, o sentir como si se desprendiera del cuerpo
  • Una urgencia para escapar
  • Temor a que ocurran sucesos terribles, como la muerte, un ataque cardiaco. asfixia, pérdida del control o de la vergüenza
  • Dolor estomacal
  • Miedo a morir

Causas

Se desconocen las causas exactas de un ataque de pánico; sin embargo, se reconocen algunos factores de riesgo.

Factores de riesgo

  • Ser mujer (2-3 mujeres por cada hombre padecen de esta enfermedad)
  • Edad: entre 20 y 30 años
  • Tener algún familiar directo que haya padecido de ataques de pánico o algún trastorno de ansiedad
  • Tener otro trastorno mental
  • Consumo de sustancias psicoactivas 

Pruebas y diagnóstico

Frente a un ataque de pánico, lo primero que hará el médico es descartar cualquier tipo de enfermedad o trastorno médico, para ello podrá realizar un examen físico,  pruebas de sangre, etc. Luego, se necesitará una evaluación psiquiátrica.

Tratamiento y medicinas

El objetivo del tratamiento es disminuir la frecuencia e intensidad de los ataques de pánico. El médico o especialista en salud mental indicará un tratamiento. Algunos de los tratamientos posibles son los siguientes:

  • Terapia Cognitiva del Comportamiento: prepara a los pacientes para lidiar con situaciones que pueden desencadenar ataques de pánico. La terapia se enfoca en:
    • Aprender a reconocer las causas de los temores
    • Cambiar gradualmente los pensamientos negativos y distorsionados por otros más saludables
    • Hacer ejercicios de respiración para aumentar la relajación
    • Reducir el miedo y los sentimientos de terror
  • Tratamiento farmacológico: El médico puede recetarle los siguientes medicamentos, por separado o combinados:
    • Antidepresivos:
      • Tricíclicos, como clomipramina (Anafranil®) o imipramina (Tofranil®)
    • Medicamentos ansiolíticos (benzodiazepinas):  
      • Alprazolam (Xanax®)
      • Inhibidores de la monoamino oxidasa (IMAO), como fenelzina (Nardil®) o tranilcipromina (Parnate®)
      • Clonazepam (Klonopin®)
      • Lorazepam (Ativan®)

Algunos estudios revelaron que las personas con trastornos de pánico responden muy favorablemente al tratamiento combinado (terapia y medicamentos) 

Complicaciones

  • Los ataques de pánico podrían limitar significativamente la vida diaria de quien los padece viéndose afectadas distintas áreas como: trabajo, pareja, familia, amistades. Dichas limitaciones podrían llevar al paciente a cuadros de depresión.

Prevención

  • No existe evidencia científica para prevenir un ataque de pánico. Sin embargo, resulta de gran ayuda disminuir los factores de riesgo cómo el consumo de sustancias psicoactivas.

¿Cuándo buscar un especialista? (signos de alarma)

  • Buscar a un especialista si se han tenido los síntomas mencionados anteriormente y si se ha visto limitado en sus actividades diarias por ellos. 

La cita médica

El médico preguntará acerca de los síntomas y antecedentes clínicos, y realizará un examen físico. Debido a que algunos síntomas del trastorno de pánico son parecidos a problemas cardiacos, digestivos o de la tiroides, es necesario un examen físico y otras pruebas para descartar posibles causas físicas de los síntomas.