Linfoma de Hodgkin

Definición de Linfoma de Hodgkin

Es un cáncer del sistema linfático, que es parte del sistema inmunológico. En el linfoma de Hodgkin, las células del sistema linfático crecen de manera anormal y pueden extenderse más allá del sistema linfático. Mientras el linfoma de Hodgkin va progresando, compromete la capacidad del cuerpo para combatir infecciones.

El linfoma de Hodgkin es uno de los dos tipos más comunes de cánceres del sistema linfático. El otro, el linfoma no Hodgkin, es más común.

Los avances en el diagnóstico y el tratamiento del linfoma de Hodgkin han ayudado a dar (a las personas con esta enfermedad) la posibilidad de una recuperación total.

Síntomas de Linfoma de Hodgkin

Los signos y síntomas del linfoma de Hodgkin pueden incluir:

  • Inflamación indolora de los ganglios linfáticos en el cuello, las axilas o la ingle.
  • Fatiga persistente.
  • Fiebre y escalofríos.
  • Sudores nocturnos.
  • Pérdida de peso inexplicable.
  • Comezón.
  • Aumento de la sensibilidad en los efectos del alcohol o dolor en los ganglios linfáticos después de consumir alcohol.

¿Cuándo buscar a un especialista? (Signos de Alarma)

Si presentas algún signo o síntoma que te preocupe, no dudes en acudir por ayuda médica.

¿A qué especialista acudir?

  • Oncólogo.
  • Radiólogo.
  • Hematólogo.

Causas de Linfoma de Hodgkin

No se conoce exactamente la causa del linfoma de Hodgkin; sin embargo, los médicos saben que la mayoría de casos de linfoma de Hodgkin se producen cuando una célula B (que combate infecciones) sufre una mutación en su ADN. La mutación significa que las células se dividen rápidamente y siguen viviendo, mientras que células sanas se mueren.

La mutación genera un gran número de células B anormales (que siguen creciendo), mientras desplazan y matan a las células sanas.

Existen varios tipos de linfoma de Hodgkin, basados en los tipos de células implicadas en la enfermedad y su comportamiento. El tipo de linfoma de Hodgkin determina las opciones de tratamiento.

Linfoma de Hodgkin clásico: es el tipo más común de esta enfermedad. Puede dividirse en subtipos. Las personas diagnosticadas con el linfoma de Hodgkin clásico tienen grandes células anormales, llamadas células de Reed-Sternberg en los ganglios linfáticos.

Los subtipos del linfoma de Hodgkin clásico incluyen:

  • Esclerosis nodular.
  • Celularidad mixta.
  • Predominio linfocítico.
  • Linfocitos empobrecidos.
  • Linfocitos ricos clásicos.

Factores de riesgo

Los factores que aumentan el riesgo de padecer el linfoma de Hodgkin incluyen:

  • La edad: el linfoma de Hodgkin se diagnostica con mayor frecuencia en personas entre los 15 y 30 años, así como también en mayores de 55 años.
  • Antecedentes familiares de linfoma de Hodgkin.
  • Género: los hombres sin ligeramente más propensos a desarrollar el linfoma de Hodgkin.
  • Infección Epstein-Bar: personas que han tenido enfermedades causadas por el virus Epstein-Barr (como la mononucleosis infecciosa) tienen un mayor riesgo de sufrir el linfoma de Hodgkin.
  • Sistema inmunológico débil: tener un sistema inmunológico comprometido, por el virus del SIDA (VIH) o por medicamentos que suprimen la respuesta inmune (utilizados al realizar transplantes de órganos), aumenta el riesgo de linfoma de Hodgkin.

La Cita Médica

Puedes comenzar haciendo una cita con un médico si presentas algún síntoma que te preocupe.

¿Qué puedes ir haciendo?

Estar al tanto de cualquier restricción previa a la cita. Asegúrate de preguntar si hay algo que deberías hacer con antelación, como restringir tu dieta.

Anota los síntomas que estás experimentando, inclusive los que pueden parecer ajenos al linfoma de Hodgkin. También la información clave, como las principales tensiones o cambios recientes en tu vida. Haz una lista de todos los medicamentos, vitaminas o suplementos que tomas.

Tu tiempo con el médico es limitado, por lo que se recomienda hacer una lista de preguntas previo a la cita, estas pueden incluir:

  • ¿Qué está causando mis síntomas o condición?
  • ¿Qué tipos de pruebas necesito?
  • ¿Mi condición es temporal o crónica?
  • ¿Cuál es el mejor curso de acción?
  • ¿Cuáles serían las alternativas?
  • ¿Debería ver a algún especialista? De ser así ¿Cuál sería ese costo y lo cubrirá mi seguro?
  • ¿Hay folletos u otro material impreso que pueda llevar conmigo? ¿Qué sitios web me recomiendas?

¿Qué preguntas esperar del médico?

  • ¿Cuándo comenzaste a experimentar los síntomas?
  • ¿Los síntomas se presentan de manera continua u ocasional?
  • ¿Qué tan graves son?
  • ¿Qué cosa parece mejorar los síntomas?
  • ¿Qué cosa parece empeorar los síntomas?
  • ¿Algún familiar tuyo ha tenido cáncer, incluyendo el linfoma de Hodgkin?
  • ¿Tienes antecedentes propios y/o familiares de enfermedades que afectan el sistema inmunológico?
  • ¿Haz tenido infecciones?
  • ¿Tu o tu familia han estado expuestos a toxinas?

Pruebas y Diagnóstico

  • Examen físico: para buscar ganglios linfáticos inflamados (del cuello, axilas, o ingle), así como también una inflamación en el bazo o hígado.
  • Análisis de sangre: una muestra de sangre puede señalar la posibilidad de un cáncer.
  • Pruebas de imagen: rayos X, tomografía computarizada y tomografía por emisión de positrones de exploración.
  • Cirugía para extirpar un ganglio linfático inflamado: para luego enviarlo a un laboratorio a analizarlo.
  • Procedimiento para recolectar médula ósea y analizarla.

Etapas del linfoma de Hodgkin:

  • Estadio I: el cáncer está limitado a una región del nódulo linfático o un solo órgano.
  • Estadio II: el cáncer se encuentra en dos regiones de ganglios linfáticos o el cáncer ha invadido un órgano y los ganglios linfáticos cercanos. Sin embargo, el cáncer todavía se limita a una sección del cuerpo (por encima o debajo del diafragma).
  • Estadio III: cuando el cáncer se mueve a los ganglios linfáticos por encima y por debajo del diafragma, se considera etapa III. El cáncer también puede ser en una porción de tejido o de un órgano cerca de los grupos de ganglios linfáticos o en el bazo.
  • Estadio IV: es la etapa más avanzada del linfoma de Hodgkin. Las células cancerosas están en varias porciones de uno o más órganos y tejidos. El linfoma de Hodgkin en estadio IV no solo afecta a los ganglios linfáticos, sino también a otras partes del cuerpo, como el hígado, los pulmones o los huesos.

Los médicos utilizan las letras A y B para indicar si estás experimentando síntomas del linfoma de Hodgkin:

  • A: significa que no tienes ningún síntoma significativo como resultado del cáncer.
  • B: es posible que tengas síntomas significativos. tales como fiebre persistente, pérdida de peso involuntaria o sudores nocturnos graves.

Tratamientos y Medicinas

Quimioterapia:

Es un tratamiento que utiliza productos químicos para matar las células del linfoma. Los medicamentos viajan por el torrente sanguíneo y pueden llegar a casi todas las áreas del cuerpo. Se combina a menudo con la radioterapia en pacientes con linfoma de Hodgkin clásico en estadio temprano. La radioterapia se suele hacer después de la quimioterapia.

Los medicamentos pueden tomarse en forma de pastillas, a través de la vena del brazo o, en algunos casos, se utilizan ambos métodos.

Los efectos secundarios dependen de los medicamentos que te administren. Los efectos secundarios más comunes incluyen: náuseas y pérdida de cabello. Las complicaciones graves a largo plazo incluyen: daño al corazón, daño pulmonar, problemas de fertilidad y otros tipos de cáncer (como la leucemia).

Radioterapia:

Utiliza rayos de alta energía, como rayos X, para destruir las células cancerosas. En el linfoma de Hodgkin clásico, la terapia de radiación se puede utilizar sola, pero a menudo se usa después de la quimioterapia. Personas con linfoma de Hodgkin de linfocitos predominantes en etapa temprana se suelen someter únicamente a radioterapia.

Durante la radioterapia, te acuestas sobre una mesa y una gran máquina se mueve alrededor tuyo, dirigiendo los rayos de energía a puntos específicos en tu cuerpo.

Puede causar enrojecimiento en la piel y pérdida de cabello en el sitio donde la radiación es dirigida. Muchas personas experimentan fatiga durante la radioterapia; no obstante, los riesgos más graves incluyen: enfermedades cardíacas, accidentes cerebrovasculares, problemas de tiroides, infertilidad y otras formas de cáncer (como de mama o pulmón).

Transplante de células madre:

Es un tratamiento para reemplazar la médula ósea enferma con células madre sanas que te ayudan a crecer una nueva médula ósea. Un transplante de células madre puede ser una opción si el linfoma de Hodgkin se vuelve recurrente (regresa a pesar del tratamiento).

Durante un transplante, se retiran tus células madre y se congelan y almacenan para su posterior uso. Luego, recibes una alta dosis de quimioterapia y radioterapia para destruir las células cancerosas en tu cuerpo. Finalmente, las células madre se descongelan e inyectan en el torrente sanguíneo.

Complicaciones

Los tratamientos contra el linfoma de Hodgkin pueden traer complicaciones. Estas incluyen:

  • Enfermedades de la médula ósea (como leucemia).
  • Enfermedades del corazón.
  • Infertilidad.
  • Problemas pulmonares.
  • Otros cánceres.
  • Problemas de tiroides.

Mantén un seguimiento con tu médico para poder prevenir o tratar estas complicaciones.